miércoles, 14 de octubre de 2009

Sobre el Pentagrama en Fausto, 1ª parte, escena 1ª

El pentagrama es lo que se llama en cabala el signo del microcosmos, ese signo de que Goethe ensalza el poder en el hermoso monólogo de Fausto:

"¡Ah, cómo a esta vista todos mis sentidos se extremecen! Siento la joven y santa voluptuosidad de la vida rebullir en mis nervios y hervir en mis venas. ¿Era un Dios el que trazó este signo que aplaca el vértigo de mi alma, llena de alegría mi pobre corazón, y, en un vuelo misterioso, desvela alrededor de mí las fuerzas de la Naturaleza? ¿Soy yo un dios? Todo se aclara ante mi vista; veo en esos sencillos trazos la Naturaleza activa revelarse a mi espíritu. Ahora, por vez primera, reconozco la verdad de esta palabra del sabio. ¡El mundo de los espíritus no está cerrado!¡Tu sentido es obtuso, tu corazón está muerto! ¡En pie! Baña, ¡oh adepto de la ciencia!, tu pecho, todavía envuelto en un velo terrestre, en los esplendores del naciente día!..."

-Del Dogma y Ritual de la Alta Magia de Eliphas Levi-

1 comentario:

Ana dijo...

Me gusto mucho leer este extracto del libro, ese aspecto que lo relaciona con el microcosmos esta tambien representado en el Hombre de Vitruvio de Leonardo Da Vinci donde se podria sobredibujar el pentagrama.

Mas saludos